Inicio Video Podcast La poesía chilena no existe ….

La poesía chilena no existe ….

por Libros y Bibliotecas


Este es el título del último libro de Guido Arroyo, una obra provocadora y reflexiva, a ratos una serie de textos personales, a ratos sesudos análisis literarios. «La poesía chilena no existe» es un afirmación que nace desde la rebeldía a aceptar la historia oficial, la uniformidad chauvinista y la negación que, por siglos, la elite chilena ha hecho de la diversidad de Chile. No hay un sólo Chile, tampoco hay una sola poesía chilena.

Guido llegó a la capital hace ya 16 años, desde el abrigador y húmedo verde del sur de Chile. Su arribo e instalación en Santiago bien pudo ser un capítulo de un reality vinculado al deporte extremo, pero superadas las vicisitudes iniciales se asentó en el nuevo escenario con total certeza. Hoy, este Licenciado en Literatura de la Universidad Diego Portales y Doctor en Filosofía, con mención en Estética, de la Universidad de Chile, también realiza gustoso el oficio de escribir y hacer libros.

Creador de Alquimia, una de las editoriales más influyentes de nuestro medio literario, nos brindó en esta conversación detalles de su última obra. Un libro que es una amalgama de textos guardados, columnas, exposiciones en congresos o seminarios, apuntes de clases, en fin, mezclados con textos personales preparados sólo para este volumen, historias que siempre estuvieron ahí y que era necesario hacer salir.

También revisamos el panorama actual de la poesía en Chile y las novedades del catálogo de Alquimia, pase vea, escuche, comparta este #VideoPodcastLyB con Guido Arroyo.

0 comentario
0

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información. Aceptar Leer más

Share This