Inicio CreaciónAutores Allegados, Ernesto Garratt

Allegados, Ernesto Garratt

por Editor
0 comentario

Marco Antonio de la Parra y Francisco Ortega la incluyeron en sus respectivos listados de los mejores libros de 2017. Y tanto las reseñas en la prensa como las opiniones de los lectores han coincidido en destacar a «Allegados» (Hueders) del periodista y crítico de cine Ernesto Garratt Viñes, como una novela que conmueve y sorprende.

Ambientada en 1988, la trama gira en torno a su joven protagonista de 16 años, quien malvive junto a su madre como allegados en un departamento de la Villa Frei. Una experiencia marcada por el maltrato, la humillación y la soledad. De esta forma, Garratt -quien también es autor de «Tardes de cine. Conversaciones con grandes directores»- evoca sus propios años de adolescencia, trayendo al presente una realidad tan vigente en Chile como hace 30 años.«Allegados» se basa en tu propia experiencia de juventud.

¿Qué te motivó a querer convertir esos recuerdos tan íntimos en una novela?

«En efecto, mi novela ‘Allegados’ se basa en gran parte en recuerdos de mi propia vida de allegado, durante la dictadura en los años ’80. Siempre me dieron vuelta esos recuerdos perturbadores de maltrato y miserias y ahora, ya de grande, como un adulto, pensé que sería bueno traer ese dolor al presente y convertirlo en una novela. Viendo el ejemplo de escritores como el notable Luis Saavedra («Poliedro») y otros, es que me decidí a ficcionar mi propia visión del Chile de los ’80».

¿Consideras que escribir esta novela fue, de algún modo, exorcizar aquel pasado?

«Sí, podría decirse que sí. Pero más que una terapia, fue un ejercicio narrativo que me entretuvo mucho y me hizo plantearme desafíos creativos. Muchas personas me aconsejaron, al inicio del proceso de escritura, dejar de lado todo lo que tuviera que ver con la fantasía presente en «Allegados», y concentrarme solo en el costumbrismo y en la descripción de la miseria. Pero como buen proceso de catarsis que fue la escritura del libro, como buena manera de exorcizar el pasado, yo mismo, al momento de escribir la novela, necesité descanso y evasión, que es el descanso y evasión del protagonista al escribir y dibujar la novela que está dentro de la novela. Además, creo que es el descanso (la novela dentro de la novela) que también necesita el lector, porque lo que hay en ‘Allegados’ es rudo y fuerte».

Claro, el joven protagonista que vive de allegado junto a su madre, se evade de esa dura realidad creando una historia en la que el personaje principal es un vampiro. ¿Cómo nació esa subtrama?

«Es loco porque yo no había escrito ficción en mi vida y nunca pensé en hacerlo. Soy periodista y amo mi profesión profundamente. Pero me fascinaba la idea de explorar la ficción y antes que todo, esta subtrama (o novela dentro de la novela) fue lo que nació primero: Mihai, un vampiro que no quiere ser vampiro y que, después de mucho darle vueltas, se convirtió en una excusa y espejo para reflejar la trama ‘real’ de la novela ‘Allegados’. Siempre me ha gustado el terror como formato y los vampiros son mi debilidad como personajes de ficción. De hecho, la lectura de ‘Drácula’, de Bram Stoker, así como su narración epistolar, fueron cruciales para encontrar el tono de la novela».

En algún momento «Allegados» tiene un tono similar al de algunas películas de Tim Burton o Guillermo del Toro, en las que suele coexistir una dura realidad cruzada por elementos fantásticos. ¿Hay ahí algún guiño a esos directores?

«Sin duda, el cine es una tremenda influencia en ‘Allegados’. El mundo gótico de Tim Burton, que es el mundo gótico de la casa Hammer y de un escritor como Lovecraft, siempre me han llamado la atención profundamente; y desde mi humilde aporte literario, quise hacer guiños y referencias a esos cosmos creativos. Además, amo los monstruos, como personajes, como objetos de estudio narrativo y, sin duda, lo que ha hecho Guillermo del Toro en el cine fue una derecha inspiración. Ese cruce entre realidad brutal y fantasía afiebrada, y la forma que tiene de juntar ambas dimensiones, me parece fantástico. Guillermo del Toro fue una inspiración para ‘Allegados’, sin duda. Es un creativo sin límites que sabe pensar fuera de la caja y, a mi propia escala y pericia, traté de hacer ese ejercicio».

¿Sientes que esta es la primera novela chilena que realmente ha abordado el tema del allegamiento?

«Creo que es la primera novela chilena que se atreve a entrar íntegramente en la condición del allegado. Muchos compatriotas han estado de ‘allegados’: un concepto súper chileno, que es difícil que un estadounidense o un europeo entiendan. Pero me ha tocado conocer un montón de personas que ya partiendo por el título de la novela, se sienten interpelados y curiosos por la historia. En general, creo que ha habido un sentido ‘aspiracional’ en un tipo de literatura chilena y ‘Allegados’ es todo lo contrario, porque es un libro que hice sin miedo a mirar mis propios orígenes humildes; decidí abrazarlos sin temor y quizás con algo de orgullo, y sin duda, con mucha dignidad. De hecho, para mí ha sido una grata sorpresa que ‘Allegados’ esté teniendo tan grato recibimiento. Óscar Contardo lo leyó y escribió en Twitter que era ‘muy buena, una luminosa oscuridad’, mientras que el escritor Francisco Ortega la destacó en su recuento de 2017 como ‘el mejor debut literario’ de Chile del año pasado. Uf… increíble».

Más allá del contexto político, la tecnología y las modas, ¿qué crees que diferenciaría a un allegado de 1988 de uno de 2018?

«Creo que antes y en el presente puede haber una misma sensación de sentirte ‘allegado’, dentro de un país al que aún le falta mayor integración. Un país con un maltrato permanente hacia ‘el otro’ y donde socialmente aún tenemos un camino largo por recorrer. Pienso que quizás los nuevos allegados sean los inmigrantes que están llegando al país. Pero hay que ver. El presente recién se está formando y hay que ver».

Con esta novela inicias una trilogía. ¿Cuándo publicarás el segundo tomo y qué puedes adelantar de su contenido?

«Tengo planificada una trilogía, sí, porque ‘Allegados’ es como una especie de ‘Harry Potter’, pero chileno, ochentero y muy, muy en mala. Pero siempre con corazón y ganas de ser masivo. Tengo avanzados los tomos dos y tres, y pienso postularlos al Fondo de Libro para encontrar recursos para terminarlos bien. Pero te puedo adelantar que siguen este viaje del protagonista año a año: primero fue 1988, después vendrá 1989 y terminará en 1990. Se trata de un arco donde lo planteado en el libro ya publicado se expandirá con, espero, buenas sorpresas para el lector, quien es para mí la primera, última y única preocupación como un escritor».

Fuente: Emol.com  https://www.emol.com/noticias/Espectaculos/2018/01/09/890404/Ernesto-Garratt-sobre-su-novela-Allegados-Guillermo-del-Toro-fue-una-inspiracion.html

0 comentario
0

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información. Aceptar Leer más

Share This